Cuatro planetas en Libra, en este Novilunio de 2019,  con distintas percepciones. Dos motivaciones distintas: la figura lineal Sol/Luna/Marte/Urano estimula la necesidad de cambios y comienzos de nuevos procesos de desarrollo. Para manifestarlos, las figuras Trapeccio y Ambivalencia Doble que ocupan el resto de la carta piden prudencia ante la salida de la zona de confort y las consecuencias de los cambios.

La luna nueva a menudo nos pide gestionar situaciones aparentemente distintas al unísono. Una luna nueva de Libra necesita ordenar o buscar nuevos intercambios más afines. Esto incluye tanto el nivel personal como el social. Muy bien expresado en el grado sabiano de este novilunio: «Profundamente concentrado, un artista reflexiona sobre el camino a recorrer para llegar a concretar sus sueños» Los cambios los marca el eje y la casa donde se encuentra el signo de Libra.